Posts
Cáritas llega a las aldeas más remotas de Nepal
Jueves 11 de Junio de 2015

 

Casi dos meses después del terremoto y a pocos días de la llegada del monzón, Cáritas continúa llevando ayuda a los damnificados por el seísmo. Llegar a los territorios y a las personas más vulnerables todavía es muy difícil, por la complicada orografía del país, los deslizamientos de tierras, los daños en las vías de comunicación, los escasos y precarios servicios logísticos, y la escalada de precios para la compra de equipos y materiales humanitarios.

Pero el tiempo apremia, y mucho. La situación humanitaria sigue siendo preocupante. Caritas ha advertido de que miles de familias necesitan albergue temporal, alimentos, agua, material de abrigo, atención sanitaria, medicamentos y artículos de higiene. En torno a 3,5 millones de personas tienen necesidades alimenticias, más de un millón siguen con problemas para acceder a agua potable, y 1.140.000 personas carecen de estructuras de saneamiento e higiene. Además, se teme que muy pronto  llegue el monzón que todos los años por estas fechas atraviesa Nepal trayendo unas lluvias que agraven el problema de deslizamiento de tierras y de daños en los edificios y vías de comunicación del país. Y eso sin contar con los prejuicios que puede causar a las personas que han perdido sus casas y viven bajo lonas.

Por eso, una de las principales prioridades de la ayuda de Cáritas es el refugio temporal y el material de abrigo para que los nepalíes puedan protegerse de las lluvias. Otra prioridad es llegar a esas aldeas remotas antes de que el monzón empeore aún más los caminos.

Atención médica a los damnificados

Madhu forma parte de un equipo integrado por Cáritas Nepal y Task Force Camillian para facilitar asistencia médica a comunidades aisladas devastadas por el terremoto. Desde hace unas semanas, Madhu y sus 14 compañeros han estado subiendo montañas, evitando deslizamientos de tierra y caminando días para llegar a las comunidades más remotas de Gorkha, donde se registró el epicentro del terremoto del pasado 25 de abril.

Dos semanas después del seísmo, Madhu y sus compañeros llegaron a la aldea de Manbu. Comprobaron que sus habitantes no habían recibido asistencia médica, por lo que la mitad del equipo se quedó allí y montaron un campamento médico. Madhu fue con el resto del grupo a Kashigauw. “Vimos situación muy precaria y gente muy pobre. No había carreteras para llegar allí y más del 90 por ciento de las casas quedaron completamente destruidas “, contó Madhu a Cáritas.

“Atendimos a 250 pacientes en tres días. Había varios casos de diarrea relacionados con el terremoto, porque la gente vive a la intemperie, el sistema hídrico ha quedado interrumpido y no hay medios de higiene”, añadió el colaborador de Cáritas Nepal. Pero el seísmo y las continuas réplicas no sólo han tenido impacto en la situación física de la gente, también en su salud psíquica. “Hay mucha ansiedad entre la gente, por las réplicas del terremoto y por la lluvia que golpea fuertemente las tiendas de campaña. “Por la noche, cuando hay temblores, las madres gritan llamando a sus hijos, para comprobar si están allí y asegurarse de su seguridad”.

Por eso, Cáritas también lleva facilita atención psicosocial post traumática. Hasta el momento, más de 25.000 familias han recibido ayuda de emergencia por parte de las diferentes organizaciones miembros de la red internacional de Cáritas: atención médica y psicológica, alimentos y agua, artículos de higiene, refugio, material de abrigo….

Según las últimas cifras facilitadas por la confederación internacional, se estima que la ayuda prestada por todos los miembros de la familia Cáritas se va a elevar por encima de  los diez millones de euros. Esto incluye el Emergency Appeal (llamamiento de emergencia/EA) que Cáritas Nepal lanzó a los miembros de la Red por 2,6 millones de euros.

Con este presupuesto inicial, se cubrirá la primera fase de la respuesta a la emergencia se centrará en ayudar a 20.000 familias especialmente vulnerables de siete distritos: Kavrepalalock, Nuwakot, Lamjung, Dhading, Olkhandunga, Ghorka y Sindapalchok. La ejecución de esta fase, inicialmente prevista para dos meses, se ha ampliado un mes más. Caritas Internationalis ha informado de que, gracias a todas las aportaciones realizadas por los diferentes miembros de la red internacional (entre ellos, Cáritas Española), ya se ha superado el presupuesto estimado para esta primera fase de emergencia, y los fondos excedentes serán destinados a la segunda fase, que será de rehabilitación y reconstrucción.

Cáritas Española con Nepal

Cáritas Española está al lado de la población nepalí y de la Cáritas local desde el inicio de la emergencia. Nuestras principales acciones se basan en la ayuda económica para financiar la respuesta que la red Cáritas está ofreciendo en Nepal, y en la sensibilización de la sociedad española.

El 25 de abril Cáritas Española activó su protocolo de respuesta a las emergencias para coordinar con Caritas Internationalis su apoyo a  las acciones más urgentes. Solo unos pocos días después, aprobó el envío de una partida inicial de 300.000 a Cáritas Nepal  y lanzó la campaña “Cáritas con Nepal” para movilizar la solidaridad de los donantes con las víctimas del desastre. Después de la réplica del 12 de mayo, decidió sumar una nueva partida de 200.000 euros para cubrir las necesidades de los damnificados.