Posts
Cáritas se vuelca en ayudar a los migrantes en los Balcanes y España
Jueves 10 de Septiembre de 2015

La red internacional de Cáritas –en la que se encuentra Cáritas Española– se está volcando en ayudar a las miles de personas que llegan a la frontera este de Europa, huyendo de la guerra, la pobreza y la vulneración de los derechos humanos en Medio Oriente, Asia y África.

Aunque esta situación no es nueva –los conflictos en Siria e Irak, por poner dos ejemplos, duran ya demasiados años–, sí que se ha producido un aumento en el flujo de migrantes hacia la Unión Europea a través de la llamada ruta de los Balcanes. Desde principios de año, el número de personas que ha atravesado esta ruta –Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia y Hungría– es de unos 340.000 aproximadamente. La mayoría de estas personas provienen de Siria, Iraq y Afganistán, pero también de Pakistán, Libia, Malí, Somalia y otros países del África subsahariana.

La respuesta de Cáritas en el este de Europa

La red internacional de Cáritas está intentando dar respuesta a esta crisis humanitaria. Las Cáritas de los países del Este trabajan desde hace tiempo con un enfoque integral, mediante actuaciones que combinan la acción humanitaria y la promoción la acogida e integración de los migrantes.  A la vez, Cáritas Europa ha adoptado un papel de coordinación entre las Cáritas europeas y realiza un trabajo permanente de seguimiento, distribución de información y planificación de actuaciones y mensajes de incidencia y sensibilización. Además, ha realizado, a través de Caritas Internationalis, llamamientos de emergencia (EA) al resto de miembros de la red internacional para que aporten fondos a los programas de acción humanitaria que se puesto en marcha en Grecia, Macedonia y Serbia, entre otros países.

Cáritas Española, que lleva años trabajando en esta región, respondió de inmediato a la emergencia con el envío de 80.000 euros a Cáritas Grecia para el proyecto de asistencia a la población refugiada, y de 100.000 euros a Cáritas Serbia para el programa de ayuda humanitaria destinado a unas 100.000 personas. Caritas Española continuara apoyando las llamadas de emergencia que lancen las Cáritas de la zona, y seguirá colaborando en los programas de desarrollo que se lleven a cabo en los distintos países en los que se ha ocasionado la presente crisis.

Propuesta de acogida en España

Al mismo tiempo, en España, Cáritas se ha unido a la Comisión Episcopal de Migraciones, a CONFER, al Sector Social de la Compañía de Jesús y a Justicia y Paz para desarrollar una estrategia estatal conjunta (como entidades de acción social de la Iglesia en España) y organizar una respuesta generosa y coordinada al llamamiento que el Papa Francisco ha dirigido este domingo a las “parroquias, las comunidades religiosas, los monasterios y los santuarios de toda Europa” para acoger a los refugiados.

Las entidades de Iglesia irán de la mano en cada una de las respuestas que se vayan articulando para organizar la acogida en el marco del compromiso de protección internacional que asuma finalmente el Estado español. Para ello, se ha decidido poner a punto una propuesta conjunta cuando el proceso de acogida de refugiados en nuestro país esté definido en el seno de la Unión Europea. Esta propuesta tomará en consideración los ofrecimientos que desde las distintas Diócesis, Parroquias, congregaciones religiosas y comunidades están llegando a cada una de nuestras entidades. Seremos generosos en la respuesta fraterna que articulemos a nivel estatal y ofrecemos nuestra colaboración a los poderes públicos en aquellos aspectos de la acogida y el acompañamiento a los que el Estado, como máximo garante de la protección de estas personas, no pueda asumir.

12 de septiembre, vigilia de oración

Como han señalado estas entidades de iglesia, no estamos sólo ante una crisis humana, sino ante la evidencia de un fracaso absoluto de las políticas europeas de migración y de cooperación, que han estado más preocupadas en cerrar las fronteras a cualquier precio antes que ocuparse de la desesperada situación de miles de seres humanos o de la obligada protección de sus derechos humanos.

No se trata únicamente de una crisis de refugiados. Y no podemos ni debemos quedarnos sólo en una respuesta de emergencia a todas esas personas que, efectivamente, necesitan de nuestra protección.

Nos preocupa, el riesgo para la convivencia que supone la consolidación del mensaje que se escucha estos días de “refugiados sí, migrantes no”. Debemos ser capaces de romper ese mensaje, trasladando a toda la opinión pública y a nuestros espacios y comunidades eclesiales la complejidad de las causas comunes que motivan la movilidad humana, ya se trate de refugio o de migración.

Precisamente, con los objetivos de sensibilizar a la población y hacer incidencia política en este sentido, Cáritas, la Comisión Episcopal de Migraciones, CONFER, el Sector Social de la Compañía de Jesús y Justicia y Paz han invitado a todas las diócesis de nuestro país a celebrar una vigilia el próximo sábado, 12 de septiembre, que sirva para abrir un espacio de oración y reflexión sobre la realidad de los refugiados y migrantes de cara a la cumbre extraordinaria que los líderes comunitarios de la Unión Europea celebrarán el 14 de septiembre.

Estas organizaciones hacen un llamamiento a todas las comunidades diocesanas y parroquiales a implicarse en esta acción y exigir unas políticas migratorias y de refugio más humanas, tanto dentro de nuestro país como en la Unión Europea. Es necesaria la movilización de todos para que los responsables políticos brinden una respuesta humanitaria generosa, que ponga la vida y la dignidad de las personas en el centro.