Posts
Cáritas Española colabora con medio millón de euros en la reconstrucción de Ecuador
Jueves 12 de Mayo de 2016

Cuando no se ha cumplido un mes de la catástrofe que ocasionó el terremoto de Ecuador, la red Cáritas sigue volcada en la ayuda a los damnificados.

Los últimos datos sobre el impacto del seísmo, que alcanzó los 7,8 grados en la escala Richter y asoló la franja costera del norte del país, arrojan un dramático balance de 750.00 personas afectadas, 660 fallecidas, 4.605 heridas y más de 28.400 acogidas en albergues temporales.

Con el fin de ayudar a estas personas, Cáritas Ecuador ha lanzado un llamamiento de emergencia a las organizaciones de nuestra red internacional para poner marcha un programa de ayuda humanitaria y reconstrucción por valor de 1,4 millones de euros. Caritas Española ha respondido con una aportación de 400.000 euros, que se suman a los 100.000 euros procedentes de sus fondos de emergencia que envió unos días después de producirse el seísmo.

Además, mantiene abierta su campaña de solidaridad con los damnificados bajo el lema “Cáritas con Ecuador”, a la que es posible hacer aportaciones a través del teléfono 900.33.99.99, de distintas cuentas corrientes abiertas y de la propia web de Cáritas Española.

Ayuda a 700 familias

El plan de ayuda humanitaria y reconstrucción de Cáritas Ecuador, que se ejecutará durante los próximos doce meses, beneficiará a 700 familias especialmente vulnerables (unas 3.500 personas) de ocho comunidades rurales en las provincias de Manabí, Esmeraldas y Los Ríos. El objetivo del mismo es contribuir a la recuperación integral de las familias más afectadas por el terremoto y que se encuentran en una situación muy precaria.

Las principales áreas de actuación son seguridad alimentaria, higiene, apoyo psicosocial, reconstrucción de viviendas, reactivación económica de los medios de vida y fortalecimiento de las capacidades comunitarias. Todas estas actividades están encaminadas a mejorar las condiciones de vida de las familias desde un enfoque de desarrollo humano integral y gestión de riesgos.  Para ello, se intentará impulsar el mercado local, las actividades agrícolas, pecuarias y turísticas, la creación de grupos comunitarios y la construcción de viviendas seguras y antisísmicas.